Logo
Revista OHLALÁ!

Con el formato de “restó a puertas cerradas” que no para de crecer, la comida italianísima de Pasta Rossa ya es un clásico de Adrogué. Pero lo nuevo es que ahora tabién abre viernes, sábados y domingos como casa de té, casi un refugio ideal para las charlas de amigas que además quieran regalarse un banquete. Ofrecen tres meriendas, pero nuestra preferida se llama La Dolce Vita y -como su nombre lo indica- es una bomba: trae degustación de volcán de chocolate, tiramisú, espumante de limón, crème brûlée, tarta de manzana y scons. Claro que después de semejante “tecito”, sale siesta obligatoria.

Revista OHLALÁ!

Revista LA NACIÓN

Cálido, moderno y con una imponente puesta y deco vintage se impone Pasta Rossa. Una típica casona de la zona que desde hace dos años se volvió en el referente local de la cocina italiana. Pastas muy caseras, productos importados, servicio y atención esmerada. Tiene jardín (con pileta) y área de vinoteca.

Revista LA NACIÓN

Marta Lobos en Revista Veintitres

Soy de Temperley, y disfruto descubrir nuevos lugares para salir a comer en la zona sur. Tal es el caso de Pasta Rossa (Pellerano 754, Adrogué), un ristorante italianao que abrió sus puertas en agosto de 2011, en una hermosa casona de Adrogué, cerca de la estación. Tanto sus interiores, agradablemente decorados, como su jardín, que permite gozar de una cena bajo las estrellas, invitan a degustar muy buenos platos ofrecidos con la cálida sugerencia de su joven dueño. El antipasto italiano, con exquisitos ingredientes, ya prepara el paladar para los siguientes platos. Recomiendo el Sorrentino Pasta Rossa desgalseado con jerez, salsa crema y luego gratinado. Suave pero sabroso y muy abundante. Coronando la cena, elegí Piu Bella María, una degustación de diferentes postres que incluye: tiramisú, tarta di mele, crepes al forno, mousse de chocolate, helado, charlotte, akmendras tostadas y salsa de frutos rojos. Y como broche final, un muy buen café, por supuesto.

Marta Lobos en Revista Veintitres